Cárdenas urge nueva política en energía Imprimir
Jueves 21 de Febrero de 2008 18:00

Redacción / El Economista.com.mx


Al dictar una conferencia magistral sobre el tema energético en la Cámara de Diputados, el líder moral del PRD se pronunció por permitir la inversión privada, nacional y extranjera, en las áreas donde que la ley lo permite como es la parte de la petroquímica.

Cuauhtémoc Cárdenas se pronunció en favor de una nueva política que fortalezca al sector energético pues el esquema actual está agotado, pero sin cambiar la Constitución y permitiendo la inversión privada, nacional y extranjera, en áreas donde la ley lo permite como son “partes de la petroquímica”.

Al dictar una conferencia magistral sobre el tema en la Cámara de Diputados, aclaró que no asistirá a las movilizaciones convocadas por el Frente Amplio Progresista (FAP) y diversas organizaciones contra una reforma energética, el domingo próximo.

Cuestionado sobre los sectores donde podría permitirse la inversión privada nacional y extranjera respondió que “en todos los que la ley no establece imposibilidad para ésta”, como podrían ser “partes de la petroquímica”.

Frente a legisladores de todos los partidos, Cárdenas Solórzano expresó que es positivo el debate del tema porque el actual modelo se encuentra agotado, pero el intercambio de ideas no debe llevar a la polarización de los actores involucrados.

En el Palacio Legislativo de San Lázaro, pidió no polarizar el debate pues lo importante es que todos los interesados en un cambio en la política energética presenten sus iniciativas.

Ante los coordinadores del PAN, PRI, PRD, PT, Convergencia y Alternativa, planteó un debate positivo para el sector energético o una nueva política en energía, y en particular en materia de petróleo, porque el actual esquema está agotado.

Dijo que el debate “que nos llega por los medios de comunicación” se está dando supuestamente entre “privatizadores y defensores del petróleo”, y ante la ausencia de propuestas “se está corriendo el riesgo de viciar de antemano” una discusión en la cual por “polarizarnos” se pierde la objetividad.

Frente un auditorio lleno, casi de 700 personas, en su mayoría invitados y en menor número legisladores, insistió en que Pemex requiere autonomía de gestión, planes de crecimiento multianuales, un Consejo de Administración profesional y con duración transexenal.

Planteó que se establezcan montos y modalidades de explotación de yacimientos, es decir la plataforma de explotación y exportación, lo cual tendría como lineamientos la seguridad nacional, satisfacer la demanda interna y limitar la exportación “sólo a los volúmenes que rebasen la restitución de las reservas”.

Expuso que para realizar los cambios que requiere la política petrolera, “y lo digo enfáticamente, no se requiere ninguna reforma constitucional”.

Explicó que a Petróleos Mexicanos (Pemex) le corresponde, como lo marca la Constitución, la exploración, la explotación primaria de hidrocarburos, su transporte y la refinación.

“Sería muy grave perder la exclusividad del Estado en las actividades que hoy se le reservan en exclusiva dentro de la industria petrolera”, advirtió el también ex dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Sobre las reservas transfronterizas propuso a los legisladores solicitar al Ejecutivo federal un informe de los acuerdos en la materia que se tienen con Estados Unidos y Cuba, así como las acciones que se realizan en materia tecnológica para su extracción en el futuro.

Consideró un error abrir la refinación al capital privado en el marco de una reforma energética, pues los inversionistas exigirían las localizaciones más rentables, buscarían el crudo mexicano a un menor costo y demandarían fijar los precios de los combustibles.

Asimismo indicó que privatizar los ductos que actualmente maneja Pemex sería un error, ya que se estaría entregando un mercado de 75 mil millones de dólares a la iniciativa privada.

Propuso un control digital de los flujos a través de los ductos de la paraestatal, se pronunció por fortalecer al Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) e hizo un reconocimiento a la labor de los trabajadores petroleros.

Alabó las recientes reformas fiscales para dar mayor autonomía a Pemex, pero subrayó que se requiere profundizar en ese aspecto para que la petrolera mexicana tenga el mismo tratamiento que cualquier empresa del ramo.

Igualmente propuso que entre Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se conforme una nueva empresa que aproveche el potencial del gas en el país y permita abatir los costos en la producción de energía eléctrica.

Al evento asistieron además el secretario general del PRD, Guadalupe Acosta Naranjo; el presidente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Víctor Hugo Círigo, así como senadores entre ellos Dante Delgado, coordinador de Convergencia, y el perredista Pablo Gómez, entre otros.