DS Busuit - Premium Business Template for Joomla!

Coloquio: “PRD a veinte años de su fundación”. “PRD: pasado, presente y futuro del partido que nació el 6 de julio”. PDF Imprimir Correo electrónico
Martes 10 de Noviembre de 2009 18:00

Cuauhtémoc Cárdenas

Coloquio: “PRD a veinte años de su fundación”.
“PRD: pasado, presente y futuro del partido que nació el 6 de julio”.
Instituto de Investigaciones Sociales / Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades / UNAM.


Las instituciones, las organizaciones, los movimientos sociales, los cambios políticos no surgen de la nada. El siglo XX se inicia en México con el gran estallido de la Revolución Mexicana, que reclamaba el respeto y la consecuente efectividad del voto ciudadano, que en el sentir colectivo representaba una salida, la solución, a los problemas de represión y restricción en el ejercicio de los derechos políticos que imponía la dictadura, al grave deterioro económico y a los apremios sociales que vivía el país, agudizados por la sequía y la pérdida de cosechas en la primera década del siglo.

De ahí en adelante, el respeto al sufragio fue una demanda constante de la ciudadanía democrática, que pudo contenerse por la obra constructiva de la Revolución, que compensó esa restricción a la plena efectividad del sufragio con la instrumentación de una política de atención a los problemas sociales y de crecimiento económico que garantizó la paz interior y que si bien con limitaciones en ciertas épocas, permitió tanto la expresión y la crítica políticas, como ir dando satisfacción, en proporción importante, a la creciente demanda social mediante la apertura de oportunidades de mejoramiento para vastos sectores de la población, al llevar a cabo una extensa reforma agraria, al expandir los derechos de los trabajadores, ampliando los servicios educativos, de atención a la salud y de seguridad social, con la construcción de importantes obras de infraestructura y el impulso a la industrialización.

Las desviaciones de la línea revolucionaria, acentuadas en la segunda mitad de la centuria, como puede verse en el surgimiento y fortalecimiento del charrismo sindical, las represiones a trabajadores organizados –ferrocarrileros, petroleros, médicos, etc.-, la desatención a los problemas campesinos, la supresión de instituciones de educación popular, las violentas represiones a los movimientos estudiantiles de octubre de 1968 y del 10 de junio de 1971, la expansión de la corrupción y a partir de 1982, la agresión consciente y sistemática por parte del gobierno contra la obra de reivindicaciones sociales y de rescate del ejercicio de la soberanía nacional de la Revolución, al instrumentar con rigor, en actitud sometida y entreguista, la imposición neoliberal de las políticas de los Consensos de Washington, que estuvieron además acompañadas por una seria crisis económica y social –disparo de la inflación, devaluación de la moneda, recortes al gasto público, incremento de la desocupación, fuerte caída del salario en términos reales, etc.-, rematada con el destructivo sismo de septiembre de 1985, significó satisfacer en proporción menor las demandas sociales y dio nueva relevancia y un lugar de prioridad a la exigencia ciudadana de participación política y de respeto al voto.

Es en ese contexto que amplios sectores de la sociedad empiezan a cuestionarse seriamente sobre la necesidad de cambiar el rumbo del país y que en el seno mismo del régimen comienza a gestarse un fuerte descontento que dará nacimiento a la Corriente Democrática y a las grandes movilizaciones político-sociales de 1987 y 88, de las que surgirá el Partido de la Revolución Democrática.

* * *

La Corriente Democrática, da sus primeros pasos dentro del régimen de partido de Estado que regía la vida del país y de hecho dentro del Partido Revolucionario Institucional, al que pertenecíamos quienes iniciamos ese movimiento. La Corriente Democrática fue determinante en la creación del PRD y constituyó, sin lugar a dudas, su componente más importante, tanto por el número de personas que desprendidas del PRI se sumaron a la creación del nuevo partido, como por el papel dirigente que en ello tuvieron quienes hacían cabeza de la propia Corriente.

El inicio mismo de la Corriente puede situarse el 4 de julio de 1986, en una reunión de diez personas que planteamos nuestras preocupaciones, inquietudes e inconformidades respecto al rumbo que llevaba el país, al fuerte endeudamiento con el extranjero, el serio deterioro de las condiciones de vida de la mayoría de la población, la escasa atención que el gobierno daba a ésta y a otras cuestiones sociales, una conducción económica entreguista que acrecentaba la dependencia y acentuaba las desigualdades sociales, a más de las fuertes tensiones políticas que todo esto estaban generando.

Planteamos también, desde esa primera reunión, como un elemento decisivo de solución a los problemas del país, la necesidad de democratizar la vida interna del Partido Revolucionario Institucional, al que todos pertenecíamos, como la vía más firme y segura para democratizar la vida misma del país y reorientar el desarrollo hacia un rumbo acorde con los principios de la Revolución Mexicana, empezando por lograr que se adoptara un procedimiento democrático para la selección de los candidatos del partido, en particular del candidato a la presidencia de la República, decisión que tendría que tomarse unos meses más tarde y que ya estaba a la vista.

Así, llevamos estas inquietudes al Presidente de la República y a los dirigentes del partido, que nos manifestaron, en ambos casos, su anuencia para que procediéramos a compartir nuestras ideas con otros miembros del partido, lo que hicimos en la ciudad de México y visitando diferentes partes del país, empezándose entonces a generar desencuentros con algunas burocracias, como la de la CTM y las de algunos gobiernos estatales, pues las coincidencias con la Corriente, así como las inquietudes e inconformidades con la situación prevaleciente, empezaron a manifestarse cada vez con mayor intensidad y amplitud.

Aun cuando integrantes el pequeño grupo que formaba la Corriente habíamos hecho declaraciones a los medios de información en distintos momentos y éstos habían dado cuenta de nuestras actividades y sobre todo, habían estado especulando sobre la Corriente y lo que querían ver como sus intenciones, no fue sino hasta el 1 de octubre cuando se hizo un pronunciamiento público y formal en el que llamamos Documento de trabajo número 1. Hacer público ese documento, reclamando cambios profundos en las políticas económicas, mayor atención a las cuestiones sociales y la participación de todos los miembros del partido en la designación democrática del candidato presidencial, representó, en primer lugar y de manera principal, una confrontación directa con el Presidente, y desde luego, como consecuencia, con la burocracia del partido, el gobierno y con el sistema político dominante en su conjunto.

Por otro lado, el documento fue bien recibido por la opinión pública y sobre todo por los miembros de base del partido, que sintieron un soplo refrescante frente al anquilosamiento de la organización y la situación de crisis que vivía el país.

Conforme avanzaba y crecía la Corriente, arreciaban también los ataques desde el interior del partido. Se anunciaba una confrontación creciente.

* * *

En ese ambiente político se llegó, en marzo de 1987, a la XIII Asamblea Nacional del PRI, en la que la intolerancia del régimen respecto a la Corriente explotó pública y abiertamente.

En la plenaria de cierre del evento estuvo presente todo el mundo político oficial, desde el Presidente hasta todo aquel miembro del PRI que pudo colarse a la Asamblea, y asistieron también los ex presidentes Luis Echeverría y José López Portillo, pues ante la presencia cada vez más fuerte de la Corriente, se quería dar la impresión de que existía una unidad monolítica en el partido y en el régimen en torno al Presidente.

En su discurso, el Presidente del PRI se lanzó duro y de frente contra la Corriente. No dio nombres, pero todo mundo sabíamos a quienes se estaba refiriendo. Dijo que el intento de disminuir las facultades del Ejecutivo federal significaba deliberadamente ignorar que esas facultades eran producto de la experiencia histórica del país, que considerando las reglas escritas y las no escritas de la política mexicana, la elección del candidato presidencial se haría a tiempo, ni antes ni después. Señaló también que la estructura sectorial del partido se reforzaría y que no había lugar para ningún otro tipo de organización o membrete político, que quienes no aceptaran la voluntad mayoritaria debieran renunciar al partido o afiliarse a otras organizaciones, que el partido no toleraría quintas columnas ni caballos de Troya.

Resentimos el golpe. No esperábamos un ataque de ese tamaño y menos en voz del Presidente del partido, cuya actitud hacia la Corriente hasta ese momento había sido de aparente comprensión a nuestras posiciones y de cordialidad en la relación directa. Nuestra respuesta definiría nuestra relación con el régimen hacia el futuro. Si hubiera sido la que el Presidente de la República y el medio oficial seguramente esperaban, esto es, de silencio y aceptación del regaño, ahí hubiera terminado la Corriente Democrática y ahí, quienes la integrábamos, hubiéramos perdido toda autoridad moral.

Reflexionando sobre la situación, decidí responder. En declaración que hice pública unos días después de la asamblea, expresé que cerrar las decisiones partidarias más trascendentes, justificándose en el aprendizaje de reglas no escritas, representaría vulnerar conscientemente los derechos democráticos fundamentales de los miembros del partido y, al mismo tiempo, servir como quinta columna y caballo de Troya para socavar la fuerza de la organización, traicionando sus principios y entregándose a la reacción. Que los excesos antidemocráticos y la intransigencia, que eran las normas de conducta que mostraba la más alta dirigencia del partido, impedían toda colaboración digna y respetuosa con ella. A mi declaración siguieron las de otros miembros de la Corriente, rechazando también los ataques de Jorge de la Vega.

Ese fue en realidad el rompimiento de la Corriente Democrática con el régimen político oficial. Postulábamos públicamente nuestra militancia en el PRI y a pesar de ataques y declaraciones señalando que nos encontrábamos ya fuera del partido, insistíamos en nuestra pertenencia y nunca la dirigencia del partido se atrevió a instrumentar nuestra expulsión, lo que hubiera llevado a una discusión pública que el sistema no estaba dispuesto a que se diera. Se había llegado a una ruptura definitiva, si bien no formal. Decidimos entonces mantener nuestra lucha por la democratización reafirmando nuestra militancia en el partido, aunque sin ningún contacto ni relación con sus dirigentes o estructuras formales, enarbolando la bandera de la legitimidad y la legalidad estatutaria.

* * *

Conforme avanzaba 1987, aumentaban las tensiones políticas y se intensificaba la discusión sobre los tapados. La Corriente Democrática, aunque desde afuera, ponía presión al régimen con su reclamo de dar cumplimiento a los estatutos del partido y de democratizar su procedimiento de selección de candidatos y anunciaba que presentaría un precandidato en el proceso interno. Públicamente, hacia mediados del año, se dio a conocer mi precandidatura.

En agosto el Partido Mexicano Socialista convocaba a una elección abierta a toda la ciudadanía para elegir a su candidato presidencial.

Por su parte el PRI anunció que seis “distinguidos priistas”, todos integrantes del gabinete presidencial, expondrían al través de los medios de comunicación, uno por uno y por riguroso orden alfabético, sus propuestas de gobierno al partido y al país, para seleccionar de entre ellos a su candidato a Presidente. Hasta ahí llegó la “apertura”; no dio para más. Quizá alguno de los “distinguidos” llegó a creer que esa pasarela podría llevarlo a la silla presidencial. Uno se sabía de antemano candidato del Presidente y éste jugó con todos los demás.

Durante y después de la pasarela, la Corriente siguió insistiendo en su demanda de que el PRI democratizara el procedimiento para elegir a su candidato presidencial, a sabiendas de que eso no sucedería.

Al mismo tiempo, en la Corriente empezamos a analizar los distintos escenarios que podrían presentarse al decidir el Presidente que se hiciera público quien sería el candidato oficial. Eran varias las alternativas: 1) aceptar la decisión del Presidente e irnos a nuestras casas, 2) aceptarla y sumarnos a la campaña oficial, 3) lanzar una campaña sin candidato, demandando la democratización del partido y del sistema político, 4) lanzar un candidato sin registro, llamando al voto en el círculo en blanco, 5) buscar la candidatura de otro u otros partidos.

El 4 de octubre el PRI destapó a su candidato.

Se había llagado al momento de tomar una decisión. Optamos por la opción de que contendiera yo como candidato de otro o preferentemente de varios partidos.

Desde mediados de agosto y principios de septiembre, dirigentes del PARM, PPS y PST, por separado y sin pensar ellos en una candidatura común, pues la relación que entre sí mantenían era distante y de desconfianzas compartidas, se habían acercado a la Corriente planteando aceptara yo ser su candidato. Sin cerrar las puertas, nuestra respuesta había sido que mientras no llegara a su punto final nuestra lucha en el PRI, no podíamos pensar en ninguna otra alternativa de participación política.

Consumada la imposición, restablecimos los contactos, en primer lugar con el PARM, con el que se convino apoyaría mi candidatura. En cuanto llegaron al gobierno señales de que empezaba a abrirse esa posibilidad, instigó una rebelión interna para desconocer a su Presidente, encabezada por el Secretario General del partido, que fracasó, pero que obligó a acelerar el paso y fue así que el 13 de octubre protesté como candidato del PARM. El hecho sorprendió y causó cierta desazón en los otros partidos, con los que también se habían reanudado conversaciones, pero finalmente, venciendo ciertas resistencias, aceptaron que fuera yo el candidato común de los tres.

El 22 de noviembre protesté como candidato del Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, que es como había cambiado su denominación el Partido Socialista de los Trabajadores. El 29 arrancó la campaña en Morelia y después de varios recorridos, el 13 de diciembre fui declarado candidato del PPS.

El 12 de enero, en Xalapa, con la presencia de representantes de todos los partidos y organizaciones que hasta ese momento se habían incorporado a la campaña, se firmó la plataforma electoral común y se constituyó el Frente Democrático Nacional, cuya coordinación nacional quedó a cargo de un colectivo formado por los presidentes de los tres partidos con registro, un representante de la Corriente Democrática, y yo, como candidato a Presidente.

En el Frente, además de los tres partidos con registro, se integraron Fuerzas Progresistas, que agrupaba a varias organizaciones del Distrito Federal; el Partido Socialdemócrata, que peleaba la devolución de su registro, cancelado arbitrariamente; el Consejo Nacional Obrero y Campesino de México, organización que nació como un desprendimiento de la CTM del Distrito Federal, que agrupaba a un buen número de sindicatos; el Partido Verde Mexicano; Unidad Democrática, en la que participaban miembros del STUNAM y contaba con un grupo organizado importante en Ciudad Acuña, Coahuila; el Partido Liberal Mexicano, que integraban principalmente un grupo de la masonería y cañeros de Veracruz; la Organización Revolucionaria Punto Crítico, entre cuyos dirigentes figuraba Raúl Álvarez Garín; la Asamblea de Barrios, cuya cabeza más visible era Marco Rascón; el Movimiento al Socialismo, en el que participaban Adolfo Gilly, algunos dirigentes del Consejo Estudiantil Universitario, y los diputados del PRT Ricardo Pascoe y Pedro Peñaloza; la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria; el Grupo Polifórum; el Movimiento del Pueblo Mexicano; Convergencia Democrática; y ya al final de la campaña, el Partido Mexicano Socialista, después de la declinación de Heberto Castillo como su candidato presidencial.

Los miembros de todas estas organizaciones, salvo los tres partidos con registro que inicialmente lanzaron mi candidatura, constituirían el núcleo fundador del PRD.

* * *

La campaña cobró fuerza desde que arrancó. Percibí, recién iniciado 1988, que en el ánimo de la gente iba prendiendo la idea que podía ganarse la elección.

El 4 de enero visité varias poblaciones de Colima y la tarde de ese día, casi anocheciendo, se llevó a cabo una marcha que terminó con un mitin en la capital de ese Estado. Fue un acto que me sorprendió por la alta concurrencia y la entrega de la gente, en el principio del año, cuando las actividades políticas, de gobierno o de negocios, en lo general, se realizan todavía con muy baja intensidad. La alta asistencia y el entusiasmo que ahí encontré fue para mí una señal, que no comenté entonces con nadie, que me dejaba ver que la campaña ascendía, que nuestra convocatoria estaba calando más hondo en las conciencias y moviendo más voluntades de lo que nosotros mismos, los coordinadores de la Corriente y los dirigentes de los partidos, podíamos suponer, aunque no era el momento de hacer cuentas alegres y había que esperar las respuestas que pudieran encontrarse en otras partes del país.

La campaña fue efectivamente en ascenso. En la segunda decena de febrero, recorriendo La Laguna, la campaña se desbordó. La entrega y el entusiasmo de la gente sorprendieron a todo mundo. Desde el gobierno y la campaña oficial se corrieron versiones que se trataba de un fenómeno local, debido a la gratitud de los campesinos de la comarca por el reparto agrario realizado durante el gobierno de mi padre. Ese factor sin duda contaba, pero había algo más: la gente tomaba conciencia que mediante su participación política y el voto las cosas podían cambiar.

En ese tono ascendente prosiguió la campaña, con mítines más concurridos, reuniones que la gente armaba espontáneamente en sitios no programados y un entusiasmo creciente, que tuvo puntos culminantes en la concentración en el Zócalo el 18 de marzo, en el 50° aniversario de la Expropiación Petrolera; en el mitin del 26 de mayo en Ciudad Universitaria, sin duda cualitativamente el más importante de toda la campaña, por la composición de la asistencia y por la resistencia que opuso el Rector a mi presencia en la universidad, que hubieron de vencer los universitarios, reivindicando su derecho a que en la universidad circularan todas las ideas, reafirmando además la posición que la presencia de políticos en los recintos de la institución no significaba una intromisión de ellos o de sus partidos en los asuntos universitarios y menos que la institución como tal apoyara a un partido o a un candidato determinado; y finalmente en la declinación de Heberto Castillo como candidato del PMS, para apoyar mi candidatura y sumarse al Frente Democrático Nacional.

El final de la campaña se obscureció con los asesinatos, la noche del 2 al 3 de julio, de Francisco Xavier Ovando y Román Gil Heráldez, que iniciarían una cadena de más de seiscientos crímenes de militantes del PRD, cometidos en las administraciones de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, que permanecen impunes.

* * *

Llegó así el 6 de julio, día de las elecciones. Pasado el mediodía se empezaron a recibir informaciones de diferentes partes del país, de casillas en las que por la fuerza no se había permitido el acceso a ellas a los representantes acreditados de los partidos del FDN, de su expulsión a punta de pistola en otras, de actitudes violentas por parte de autoridades. No esperábamos, con los antecedentes que teníamos, una jornada ni fácil ni tranquila en ese día, pero los reportes de irregularidades, por llamarles de algún modo, excedían todo lo esperado. Por la tarde, cuando en la Comisión Federal Electoral comenzó a darse información sobre los resultados de la elección, el sistema se cayó y se calló.

Ese día, la Comisión Federal Electoral se había instalado en sesión permanente para dar seguimiento a la jornada electoral. El gobierno se había comprometido a que los partidos tendrían acceso, al través de conexiones en paralelo, al sistema de cómputo de la Comisión para conocer al mismo tiempo que ésta cómo se fuera dando el flujo de los votos. Por la tarde, después del cierre de las casillas, empezaron a llegar los números de los diferentes distritos y uno de los primeros resultados que llegaron y se hicieron públicos en el seno de la Comisión Electoral, fue el correspondiente al distrito con cabecera en Tula, del Estado de Hidalgo.
Reunido el pleno de la Comisión, presidido como la ley lo establecía por el Secretario de Gobernación, en un momento dado, aparecieron en pantalla y se dio lectura, en actitud triunfalista, a las cifras oficiales de la elección en el distrito de Tula, favorables, señalaban, al candidato oficial. Y ahí sucedió lo inesperado para los representantes del gobierno y del partido oficial: el representante del PARM pidió la palabra y dijo que tenía en su poder y exhibió el acta levantada en la junta distrital, firmada por los funcionarios electorales y por los representantes de todos los partidos, incluido el PRI, con cifras distintas a las presentadas como oficiales. En ese momento se interrumpió la sesión y se interrumpió igualmente la presentación de datos de la elección al pleno de la Comisión, el hacer éstos públicos y el que los partidos pudieran tener acceso a la información que llegaba a la Comisión.

Al darse la controversia entre las cifras oficiales y las que presentó el representante del PARM, el Presidente Miguel de la Madrid dio la instrucción de suspender todo flujo de la información electoral.

En su libro “Cambio de rumbo. Testimonio de una presidencia – 1982-1988”, publicado en el 2004, de la Madrid escribe que al descubrírsele la maniobra, él desde luego lo dice con otras palabras, “se dejó de dar dicha información, pues los funcionarios de los comités distritales se dedicaron de lleno a analizar y computar las casillas que les correspondían, a fin de llegar al resultado oficial”, esto es, se silenció la información oficial no para “analizar y computar”, sería una ingenuidad creerlo así, sino para manipular las cifras oficiales y ponerlas a tono con el fraude, o sea, con el que quería presentarse como “resultado oficial”.

Aunque no había números oficiales, en los partidos del Frente se estaba recibiendo información de representantes en las casillas y de candidatos y se trataba de reunir el mayor número posible de actas de las casillas, para conocer cómo se estaban dando las distintas elecciones: la presidencial, las de senadores y de diputados.

Los datos que pudo reunir el Frente Democrático respecto a la elección presidencial fueron llegando como sigue:

El 7 de julio, al día siguiente de la elección, se habían recibido datos de casillas que en conjunto sumaban 2’724’007 votos, 14.2% del total (que al final ascenderían a 19’143’012), de los que correspondía el 26.61% al PAN, 26.76 al PRI y 40.16 al FDN.

El 9, dos días después, con 6’709’351 votos que representaban 35% del total, 25.19% eran votos del PAN, 32.69 del PRI y 38.8 del Frente.

El 12 de julio, que fue el último día que se recibió información que todavía se podía considerar confiable, pues eran cada vez mayores y más claras las evidencias de un fraude masivo y generalizado, se contaban 10’355’293 votos, que serían el 54.09% del total oficial, de los cuales 21.38% eran votos a favor del PAN, 35.76 del PRI y 39.4 del FDN. Esos votos correspondían a 30’000 casillas, el 54.5% de todas las instaladas en el país.

Volteando hacia atrás y llevando años de navegar con cifras electorales y de dar seguimiento a elecciones bien conducidas en otros países, tendría que pensarse que con el 54% de los votos y de los sitios de votación se establece una tendencia que no varía mayormente respecto al resultado final. No sucedió así en nuestra elección de 1988 y de la Madrid confiesa en el libro sobre su presidencia que habiéndose hecho los cómputos en 30’000 casillas, se dejó “pendiente el desglose de la información de otras 25’000, de las que sólo se dieron resultados agregados por distrito”, es decir, lo que de la Madrid confiesa a fin de cuentas en su libro es que no se contaron los votos de 25’000 casillas, 45.5% del total, o que se contaron pero no se hicieron oficiales y los que se presentaron como tales, nunca casilla por casilla y candidato por candidato, sólo fueron los “agregados por distrito”, como él les llama, es decir, los inventados.

Esta es, sin duda, la más clara confesión de Miguel de la Madrid de cómo se robó a los mexicanos y al país la elección federal de 1988.

Pero volvamos a la elección. ¿Qué puede decirse de los votos de esas 25’000 casillas, cuyos resultados fueron ocultados o quizá nunca fueron siquiera contados?

A esas casillas, de acuerdo a los resultados que como dice de la Madrid, se hicieron públicos “agregados por distrito”, correspondieron 8’787’719 votos, el 45.91% del total oficial, que se distribuyeron como sigue: 11.98% (contra 21.38% en las casillas cuyos votos se presentaron como oficiales desglosados partido por partido y candidato por candidato) para el PAN, 67.57 (contra 35.76) para el PRI y 21.36 (contra 39.4) para el Frente Democrático.

Si se ven unos números y otros en cada uno de los distritos, se llegaría necesariamente a la conclusión de que en cada distrito hubo dos elecciones distintas, dos electorados diferentes y que tendría que tratarse de hecho, de dos ámbitos políticos, de hecho, de dos países o dos tiempos también diferentes.

Al presentar la elección separando en cada distrito los datos de las casillas cuyos datos oficiales se presentaron desglosados y los que se dieron “agregados” se encontró, por ejemplo, que en el 4° distrito de Puebla la votación reconocida a favor de Carlos Salinas fue de 82’106 votos, de los cuales 31’308 correspondían a las casillas que podemos llamar conocidas y 50’798 a las ocultadas. En las primeras, el candidato del gobierno recibió el 71.5% de los votos y en las “agregadas” 109.8 %, por lo que hubo que quitar, de las conocidas, 1’152 votos a Manuel Clouthier y 3’589 a mí, para que cuadrara la cifra distrital, inventada con toda precipitación, como las correspondientes a todos los demás distritos, que se tenían que dar a conocer como oficiales tres días después de la elección, tal como lo establecía la ley electoral, es decir, cuando se levantara de la caída y se devolviera la voz al sistema electoral oficial. En forma similar a lo que se hizo con las cifras del 4° distrito de Puebla, se hizo con el resto de los 300 distritos del país: se inventó atropelladamente un resultado electoral por distrito y un resultado general para el país, con lo que se impuso el fraude en la elección y la ilegitimidad en el gobierno que surgió de ella.

Para terminar con este tema, vuelvo al libro de de la Madrid, en el que también se lee que al mismo tiempo que ordenó no dar más datos sobre la elección, instruyó al Presidente del PRI para que se presentara ante los medios de información y declarara que la elección la había ganado el candidato del PRI, pues escribe, necesitábamos “darlo por sentado [el triunfo del PRI] el día 7, ante el peligro de que cundiera la convicción que Cuauhtémoc había ganado en todo el país”. Hasta aquí de la Madrid y como dicen los abogados, a confesión de parte, relevo de pruebas.

Estudios cuidadosos posteriores a los días de los cómputos y de las confrontaciones postelectorales, han permitido establecer como los resultados más probables de esa elección la distribución de votos siguiente: 22.4% para Manuel Clouthier, 36.4% para Carlos Salinas y 41.2% en mi favor, algo más de 900’000 votos arriba del candidato oficial. La verdad nunca podrá saberse, pues meses después, durante el primer año del gobierno de Carlos Salinas, por acuerdo de la Cámara de Diputados, se decidió la incineración de los paquetes electorales que se guardaban en depósito en esa Cámara.

* * *

El 9 de julio a la medianoche era la fecha límite para dar a conocer oficialmente los cómputos definitivos de la elección presidencial. Cerca de la hora límite, conociendo cómo iba el conteo oficial, se decidió llamar a los representantes de los medios de información y cerca de las 2 de la mañana, ya del día 10, hice la declaración que al hacer oficiales las cifras que el gobierno estaba dando a conocer, se estaba produciendo un golpe de Estado técnico, que del fraude surgiría un gobierno ilegítimo y que echaríamos mano de todos los recursos que la ley ponía a nuestro alcance para revertir el fraude.

El 16 se convocó a una concentración en el Zócalo para protestar contra el fraude y llamar al gobierno a respetar el voto de los ciudadanos, reiterando que la lucha, por mandato popular, había sido y sería pacífica, comenzando así un recorrido por el país.

A mediados de agosto inició la calificación de la elección de diputados, que consolidó en el Legislativo la mayoría subversiva, como algún articulista la llamó, y el 1 de septiembre se instaló la nueva legislatura, la que el 9, en una sesión de escándalo, calificó la elección, en una decisión, como establecía la ley, inapelable.

El 14, en nueva concentración en el Zócalo, además de analizar cómo se había conducido la elección y reafirmar que de no revertirse el fraude se impondrían un Presidente y un gobierno carentes de legalidad y legitimidad, llamé a que todas las organizaciones que habían formado el Frente Democrático Nacional pudieran integrarse en una coalición, una federación o un partido político, para llevar adelante el proyecto del FDN.

No han faltado quienes, años después de los acontecimientos, hayan dicho que propusieron en su momento que con un Zócalo a reventar, había que tomar Palacio Nacional o que habían pedido armas para forzar mediante un movimiento armado que el voto fuera respetado y que de haberse atendido a sus demandas otro hubiera sido el rumbo que tomara el desarrollo político del país.

En lo particular, no recuerdo de nadie que con seriedad haya hecho una propuesta en ese sentido. Nadie, en las reuniones de coordinación del FDN o de la Corriente Democrática planteó la posibilidad de ir por una vía no pacífica y al margen del orden constitucional.

Hoy se sabe que posiblemente de manera permanente durante la campaña y en los agitados meses posteriores a la elección de julio, había concentrada en Palacio Nacional una enorme capacidad de fuego. El gobierno estaba temeroso y no habría que dudar que en algún momento, intentó o al menos pensó seriamente en provocar para que por parte del Frente se cometiera algún acto de violencia para reprimir con fuerza, trampa en la que no se cayó.

Por otro lado, a quienes han dicho en estos tiempos que pedían armas y no se les dieron o no se les quisieron dar, habría que decirles que o pretenden pasarse de ingenuos o se quieren presentar ahora como decididos y valientes, actitud que no asumieron entonces, y recordarles que se había tomado la decisión y el compromiso ante la gente de mantener la lucha dentro de las vías pacíficas, que por otro lado, nadie se estaba preparando para generar un movimiento armado, que nadie estaba haciendo acopio de armas y ni siquiera con resorteras se contaba; recordarles también, que una revolución o un movimiento armado no se dan por reacciones viscerales o por decisiones voluntaristas, que una revolución se prepara y que asaltar en aquellos momentos un sitio emblemático como el Palacio Nacional, hubiera significado enviar a una multitud desarmada, inerme, a que fuera masacrada, se hubiera provocado un terrible baño de sangre, que sólo hubiera dado paso a un largo período de represión.

* * *

El 21 de octubre se lanzó el Llamamiento para formar el Partido de la Revolución Democrática, que quedó debidamente constituido el 5 de mayo del 89.

De entonces para acá, el partido ha vivido buenas y malas.

Primero algunas malas.

En julio de 1989 el PRD enfrentó ya como tal sus primeras elecciones: las de diputados locales en Michoacán y la de gobernador, diputados y ayuntamientos en Baja California. La conducta del gobierno fue radicalmente distinta respecto a esas dos elecciones.
De acuerdo a la información que en el curso del proceso recogió el PRD, esto es, principalmente actas de escrutinio de las casillas, se ganaron en Michoacán, claramente, 14 de los 18 distritos locales, en uno más, que sería el 15 para el PRD, las actas fueron robadas con todo y el vehículo en el que se encontraban, y en los tres restantes fueron tales el desorden y los atropellos a la ley, que desde el punto de vista de la legalidad sólo procedía la anulación de las elecciones. El gobierno por su parte, pretendía reconocer que eran sólo seis los distritos ganados por el PRD.
Con el propósito de aclarar las cosas y para tratar que se respetara la voluntad que los ciudadanos habían expresado con sus votos, se constituyó un Tribunal Independiente de Ciudadanos, del que formaron parte Rodolfo González Guevara, Mariclaire Acosta, Jorge Barrera Graf, Carlos Castillo Peraza, Julio Faessler, Jaime González Graf, Emilio Krieger, Hugo Margain, Salvador Nava, Rogelio Sada, Samuel del Villar, Carlos Monsivais y Elena Poniatowska, que recogió evidencias de las partes en conflicto en Michoacán y concluyó que se había cometido un fraude por el Estado y su partido, reconociendo en su dictamen final, dado el 13 de agosto y firmado por todos sus miembros, menos Carlos Castillo Peraza y Rogelio Sada, ambos del PAN, quienes adujeron falta de tiempo para revisar las evidencias que llegaron al tribunal, ni por Hugo Margain, del PRI, que se dijo se encontraba ausente del país, que el PRD había ganado las elecciones en catorce distritos y que en los otros cuatro las elecciones debían anularse por las fuertes irregularidades cometidas en el proceso.
La elección, de acuerdo con la ley vigente entonces, tendría que ser calificada por un colegio electoral integrado por siete diputados de los recién elegidos. De respetarse los resultados de las elecciones, hubieran correspondido cinco integrantes del colegio al PRD. El gobierno pretendía que fuera sólo uno del PRD, cuatro del PRI y dos de otros partidos. El PRD no aceptó, interpuso los recursos que la ley permitía, pero finalmente el gobierno se impuso e integró un colegio electoral a modo, sin participación del PRD, y acabó reconociendo como ganadores sólo a seis de los candidatos del partido.

En Baja California se practicó el fraude durante la jornada electoral, pero los delitos no fueron suficientes ni se utilizó el atropello violento para voltear el resultado de la elección a su favor y el gobierno terminó por aceptarlo, surgiendo así el primer gobierno estatal de Acción Nacional, detrás del cual estuvieron sin duda, los acercamientos y eventuales acuerdos del gobierno con ese partido, que empezaron a hacerse evidentes desde antes de la toma de posesión de Carlos Salinas en voz de Abel Vicencio Tovar, entonces Secretario General del partido, quien había declarado que el gobierno nacido de la ilegitimidad podría legitimarse con sus actos, tesis que nunca se compartió en el PRD, pues la ilegitimidad constitucional y democrática de origen era eso y el pasado, la historia, los hechos sucedidos no los iban a cambiar ni el tiempo ni sucesos ocurridos con posterioridad, independientemente de reconocerse quién y cómo se estuviera ejerciendo el poder.

En Michoacán el gobierno había tomado la decisión, desde antes de la elección, de consumar el fraude y llevarlo hasta sus últimas consecuencias. Estaba en juego mucho más que el control de una legislatura local. El trato a un partido y a otro iba a ser radicalmente diferente durante todo el sexenio y así se quería que todo mundo lo entendiera. El régimen, que estaba poniéndose de acuerdo con el PAN, con el que desde entonces abiertamente ha compartido su proyecto de nación, veía en el PRD una amenaza seria, y para frenar su avance, evidente en las intensas movilizaciones que se estaban dando por todo el país, ante su falta de argumentos y la capacidad electoral que estaba ostensiblemente perdiendo, estaba dispuesto a utilizar todos los recursos a su disposición y a pagar los costos que fuere necesario.

El final de 1989 y el principio de 1990 estuvieron marcados por los conflictos derivados de los fraudes y la violencia oficiales en las elecciones municipales, principalmente en Michoacán y en Guerrero.

Al día siguiente de las elecciones en Michoacán, de acuerdo a los cómputos de votos que se iban obteniendo, era incuestionable que el PRD ganaba en los principales municipios, así como en unos cincuenta más, pero el gobierno se resistía a aceptarlo, aunque acabó por reconocer el triunfo del PRD en 52 municipios, por 56 del PRI, 3 del PAN y uno del PARM, con la inconformidad de los perredistas, que a finales de enero, dos meses después de celebradas las elecciones, tenían ocupados 32 ayuntamientos y en 21 de ellos habían establecido gobiernos municipales paralelos a los del PRI.

En Uruapan, donde el PRD presentó con contundencia y amplitud las evidencias del fraude y provocó una fuerte movilización en demanda del respeto al voto, la autoridad, descartando de momento imponerse por la fuerza, decretó la anulación de la elección, que debería repetirse el 3 de junio siguiente.

El fraude en esa elección extraordinaria fue peor que en la ordinaria, aunque ciertamente diferente, desde su preparación. En esa ocasión el gobierno, al través de la autoridad electoral federal, empezó por estudiar cómo se habían dado los votos en elecciones anteriores, sección por sección, y cuantos votos requería en cada casilla para quedar arriba del PRD. Fue así que se revisó y modificó la ubicación de las casillas y la conformación de las secciones, se sacó del padrón, sin aviso y arbitrariamente, a votantes posibles de la oposición, se infló el padrón con potenciales votantes oficiales, se entregaron credenciales de elector multiplicadas a gente del PRI para que pudiera votar varias veces, en varias casillas cercanas entre sí, se alteraron en consecuencia las listas de electores y el día de la elección funcionaron lo que después, en la elección federal intermedia de 1991 se vio por todo el país: ratón loco (esto es, negar a un ciudadano la posibilidad de votar en la casilla que le correspondía, decirle estaba equivocado, que fuera a otra, y en esa lo mismo, hasta que se cansaba pues no aparecía en ninguna lista y terminaba por no votar), carruseles (gente del PRI que iba con sus credenciales multiplicadas de una casilla a otro votando en el día en seis, ocho o diez), acarreos de gente ajena a la sección o en su caso al municipio o al distrito a la que se había dotado de las credenciales adecuadas. En esa elección de Uruapan el gobierno tuvo éxito en sembrar la confusión en los votantes de la oposición y todo fueron facilidades para el PRI.

Las prácticas ilícitas ensayadas en Uruapan, fueron la base para diseñar las formas de participación y las acciones concretas a realizar en el proceso electoral federal de 1991 por todo el país. Las previsiones del gobierno y del PRI que pudimos conocer, eran que el PRD, en su primera prueba en una elección nacional, obtuviera entre el 2 y el 3% de los votos. Se alcanzó alrededor del 9%, con lo que el partido pudo sobrevivir, pues de haberse cumplido los propósitos oficiales hubiera quedado prácticamente liquidado y sin perspectiva alguna de futuro.

Esa elección dejó ver lo que ya se sabía: que un fraude que involucre el manejo del padrón, la emisión de las credenciales de elector, la impresión, foliado y distribución de las boletas electorales, el control del sistema electrónico de acopio y conteo de los votos, el manejo de los paquetes de votos en los comités distritales, el control de las decisiones de autoridad sobre los resultados electorales, sólo puede ser planeado, instrumentado y ejecutado por el Estado, con la utilización de los amplios y variados recursos de los que dispone.

Ahora una buena, después de las anteriores malas:

Las elecciones intermedias de 1997 fueron las primeras realmente distintas desde las de 1988. Estaban aun presentes en el imaginario público las de 1994, marcadas por el levantamiento del EZLN el 1 de enero y el asesinato de Luis Donaldo Colosio el 23 de marzo. Las del 97 tuvieron como antecedente inmediato el error de diciembre, que forzó a que el gobierno tuviera que buscar válvulas de escape a las muy diversas presiones que generó. Así, en el terreno político se dio la conversión de la autoridad electoral en una institución autónoma, se transformó la Asamblea de Representantes en Asamblea Legislativa en el Distrito Federal y se convocó por primera vez a la elección del Jefe de Gobierno de la ciudad capital, pero sobre todo, el gobierno ante su debilidad política y su desprestigio ante la opinión pública, no se consideró con la fuerza suficiente para imponerse con un nuevo fraude. Así, en esa elección, el partido del gobierno perdió por primera vez la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y en la Asamblea del Distrito Federal, en la que el PRD tuvo la mayoría absoluta, y perdió, también con el PRD, la elección de Jefe de Gobierno del D. F.

Inmediatamente después de ganar el gobierno del Distrito Federal, el PRD ganó en 1998 los gobiernos de Zacatecas, Tlaxcala y Baja California Sur; poco más tarde los de Michoacán (2001), Guerrero (2003) y Chiapas (2006).

Estos avances electorales, a los que habría que sumar el alto porcentaje de votos obtenidos en la elección federal del 2006, reflejan que se ha ido logrando, sin duda con el esfuerzo principal del PRD, una mejoría en la calidad de las elecciones.

Historia del pasado reciente en la que el PRD ha jugado un papel relevante son la alternancia de partidos a la cabeza del Ejecutivo, que tiene lugar por primera vez en el 2000, la dispendiosa y sucia campaña por el desafuero del Jefe de Gobierno del D. F., que desata y estrepitosamente pierde el gobierno federal, la elección del 2006, sus cuestionamientos y consecuencias postelectorales.

* * *

Ubicaría el presente del PRD a partir del proceso de renovación de su dirigencia que tuvo lugar el año pasado y hasta el momento actual, considerando como antecedentes más inmediatos de este presente, las fracturas internas que sufrió el partido en el curso del proceso electoral del 2006 o que se agudizaron a lo largo de éste, las apreciaciones que con diferentes visiones se hacen de las decisiones tomadas inmediatamente después de la jornada electoral del 2 de julio de aquel año y la calificación que desde esas distintas posiciones se hace del resultado de la elección presidencial.

Veo en el PRD dos grandes agrupamientos formales: el que sigue a la dirección del partido y el que respalda incondicionalmente al llamado gobierno legítimo, y dentro de uno y otro a varias de las llamadas corrientes, aunque los alineamientos de éstas cambian de un día para otro.

Los desacuerdos y confrontaciones principales dentro del partido se dan al disputar cargos de elección y acceso a los recursos del partido. Las diferencias no están y nunca han estado en relación a posiciones o matices ideológicos o programáticos. La fractura entre los dos grandes agrupamientos va actualmente desde las cúpulas hasta las bases, quedándose por fuera una amplia masa observadora, inactiva respecto a la confrontación, que, me parece, no está ni quiere estar ni de un lado ni de otro.

* * *

Las recientes elecciones federales de julio, tanto en lo que hace a los pasos previos a ellas como sus resultados, transmiten una fiel imagen de lo que es hoy el PRD y dan una clara muestra de sus divisiones internas, su implantación territorial y sus capacidades electorales.

Las candidaturas del partido se definieron en función de las corrientes y su peso específico en las instancias de toma de decisiones. Esta forma sectaria y clientelar de tomar decisiones, las fracturas abiertas y las agrias disputas internas que continuaron aun en los tiempos de las campañas, estuvieron en todo momento a la vista de todos los electores y sobre todo, de los electores con los que potencialmente podía contar el PRD.

Los resultados electorales fueron los que la lógica de la situación hacía previsibles y, desde luego, no podían haber sido más pobres, pues de la plataforma del 35% de los votos totales que obtuvo la coalición electoral del 2006, de los cuales bien puede estimarse que por lo menos 28 o 30% correspondieron a votantes del PRD, la votación cayó al 12.9%.

Pero no sólo fue caer del 28 o 30 al 12.9%, sino haber pasado de ganar 91 distritos por mayoría en 2006 (o 98 si se considera a la Coalición por el bien de todos) a sólo 39 en esta elección (o 42 si se contabilizan 3 ganados por el PT, que habían sido del PRD), habiendo perdido 50 frente al PRI, 10 frente al PAN y los 3 que se llevó el PT.

En total, el PRD pasó de contar con127 diputados en la LX Legislatura a sólo 71 en la actual.

Estas cifras muestran que en los distritos perdidos hubo mejor trabajo a pie, de organización y contacto con los electores para atraer el voto, de otros partidos, más allá del efecto de las campañas en los medios electrónicos, de apoyos oficiales y otros externos a los partidos, en buena parte ilegales, y del atractivo de los candidatos mismos.

Me atrevo a afirmar, por otro lado, que en las campañas del 2009, los partidos no hicieron propuestas que resultaran atractivas al votante, sino que fueron otros los factores que jalaron el voto. Hubo, si, dos propuestas atractivas para ciertos sectores de votantes: la de restablecer en nuestra legislación la pena de muerte, que atrajo el voto más oscurantista a favor del Partido Verde; y el llamado a anular el voto, que alcanzó el 5.57% del total nacional, superando el 9% en 37 distritos electorales, que principalmente sumó a inconformes con las limitaciones antidemocráticas que presenta la legislación electoral, con el sistema de partidos y el desempeño de éstos.

El PRD obtuvo votaciones superiores al 25% en 8 estados, que es en los que las fracturas no han sido mayores, donde se mantuvo un trabajo de organización desde la base y los compromisos adquiridos ante el electorado se han cumplido y en los que se ha conservado como una fuerza política competitiva y de significación.

La parte grave está en 21 entidades, en las que sus votos no llegaron al 15%, entre ellas están 18 con menos del 8%, de las cuales 7 con menos del 4% y de éstas, 2 con menos del 2%.

En 11 entidades el voto por el PRD fue inferior al porcentaje de votos anulados y en 16 quedó por debajo del PVEM.

* * *

Desde dentro y pasado el proceso electoral de julio, representantes destacados de los grupos confrontados en lo interno parecen tener juicios coincidentes, con sus matices desde luego, respecto a las condiciones que guarda el PRD y sus caminos hacia adelante, aunque las diferencias profundas se mantienen.

Alejandro Encinas señala que “no hay [en el partido] una conducción política clara, se privilegian más las componendas dentro de los grupos, se cierran los espacios a la participación de muchos militantes que han buscado la opción en las filas de otros partidos políticos”.(1)

Dice también que “[La] recomposición del partido tiene que atender tres asuntos fundamentales:

La falta de definición de una línea política que refleje las necesidades de los sectores mayoritarios del país y de un proyecto claramente definido con la democracia, la izquierda y las transformaciones que México necesita.

El secuestro del partido por las corrientes que impiden que el grueso de la militancia participe en la toma de decisiones, la integración de la dirigencia y las candidaturas a los órganos de representación popular, los que se definen a partir de cuotas de las corrientes, y

El divorcio del partido respecto de la sociedad. El PRD se ha convertido en un partido que vive hacia dentro, que privilegia su vida interna y que no se vincula hacia fuera con los intereses reales de la gente, sus organizaciones y movimientos”.



Expresa asimismo que “se ha agotado el modelo de partido seguido hasta ahora” y que “no es posible que el partido continúe con una vida tribal donde no hay rotación de dirigentes”, sin iniciativa política y sin la visión crítica que ha caracterizado a la izquierda. Que “la izquierda no se agota en nuestro partido… por lo que se debe promover una apertura hacia la construcción de nuevas alianzas y compromisos con las izquierdas del país para construir nuevas modalidades orgánicas y frentistas para actuar políticamente de cara al 2012” y que “[No] es posible pensar en superar esta crisis, como siempre, a partir del acuerdo cupular, entre los principales dirigentes o las corrientes, sino con el establecimiento de una vida democrática a su interior y asumiendo que esta derrota electoral exige una renovación ética en el partido, un cambio cultural que conduzca al desmantelamiento de los grupos de interés…”

Por su parte, Jesús Zambrano dice que “[Debe] reconocerse que el PRD es un partido en el que conviven y coexisten… su convicción democrática con el peso de las prácticas autoritarias, su apego irrestricto a la intolerancia con las inercias exclusionistas; en fin, un partido en el que coexisten dos visiones del quehacer político, dos visiones de país y dos visiones de partido; dos visiones sobre qué hacer con el PRD para que le sirva al proceso de cambio que le urge al país”. Expresa que esta situación se atestigua también con hechos como que existe “[En] el fondo, la convicción de un sector del partido de no respetar nuestra propia institucionalidad en aras de defender, por otras vías, una visión distinta de PRD”.(2)

Señala igualmente que “Las corrientes políticas –que surgieron como instrumentos de contrapesos y como una suerte de institucionalización de la pluralidad interna- han derivado, esencialmente, en grupos de presión y de interés para acceder a cargos y/o candidaturas, y se han sobrepuesto al interés general del partido”.

“El precepto de que ‘acuerdo mata estatuto’ debe quedar atrás y ser sancionado” dice Zambrano más adelante, y plantea la necesidad de “[Establecer] un acuerdo de convivencia política con los grupos y corrientes internas sobre la base de mínimos programáticos y de orden institucional”, así como “transitar de un estadio de conflicto permanente a un escenario de reforma partidaria y preparación para la elección de 2012”.

Dolores Padierna a su vez, expresa que “no estamos ni por la ruptura, ni por la división, ni por el desgaste estéril… Sin embargo, hay otros compañeros que plantean dividir al PRD; pretenden imponer un modelo centralista, burocratizado, desvinculado de la sociedad y sus causas, desdibujado de su perfil de izquierda. Plantean eternizarse en la dirección, eliminan los mecanismos de democracia interna, amplían las facultades para un pequeño núcleo de dirigentes. Quieren desaparecer el padrón actual para luego darse el derecho de admisión. Más que una refundación parece un despojo inadmisible”. (3)

Y respecto a la participación en las elecciones de julio manifiesta que “[Acudimos] a las elecciones sin propuesta política. Se optó por posiciones ambiguas, no hubo discurso estratégico ni proyecto alternativo de una izquierda con vocación de triunfo…”

Este es actualmente, a decir de dirigentes importantes de los grupos internos, la situación en la que se encuentra el PRD: gravemente fracturado, con su legitimidad interna cuestionada, manejándose sin respeto a sus normas estatutarias, con una conducción sin claridad, clientelar y sectaria, sin propuesta política y con pobres perspectivas electorales en la mayor parte del país.

* * *

Recientemente la dirección del partido emitió la convocatoria para un próximo XII congreso nacional, a realizarse en diciembre, que tendrá carácter refundacional.

En ese documento se llama a realizar un “examen riguroso de nuestro comportamiento el que debe ser profundamente autocrítico. En la autocrítica debemos ser consecuentes y revisar con acuciosidad nuestras deficiencias así como nuestros errores. Dentro de éstos, evidentemente, se localiza el de nuestra división”. Se plantea abordar la crisis del partido “a partir de llevar a cabo una profunda reforma de nuestra organización partidaria” y finalmente se convoca al congreso refundacional, a realizarse con los delegados que fueron electos y participaron en el anterior XI congreso nacional.

Los cambios, de darse, se darán en el estatuto, la línea política, el programa y los principios, es decir y quiero entender, se refunda el partido –o está ya en proceso de refundación, pues la convocatoria al congreso se expidió con fecha 1 de agosto- y llega ya refundado al congreso el 3 de diciembre, o empezará a refundarse a partir de las resoluciones del congreso refundacional.

Me parece que una renovación cabal y efectiva no puede llevarse a cabo antes de la celebración del congreso convocado, debido, entre otras razones, a la cortedad del tiempo, y que la refundación tendría entonces que darse en un proceso que requiere de tiempo para reconstituir la organización desde sus cimientos, que son y deben ser las unidades territoriales mínimas, los comités de base o seccionales (existen 64’900 secciones electorales en los 2’454 municipios de todo el país).

Entendería que un proceso de renovación debiera considerar la reafiliación de todos los miembros del partido, al mismo tiempo que la realización de una intensa campaña de afiliación para recomponer, mediante su fortalecimiento, a los comités de base o seccionales existentes e integrar nuevos, que garanticen la presencia de la organización a lo largo y ancho del territorio nacional, dando atención especial en ese trabajo a aquellas regiones en las que el partido ha mostrado debilidad electoral o franca inexistencia.

Los miembros de esos comités debieran ser los que discutieran los documentos base para la renovación –o refundación- del partido, quienes eligieran a los delegados al nuevo congreso, a los que dieran mandato respecto a los contenidos de la declaración de principios, el programa, la nueva estructura de organización y la nueva normatividad del partido, a más de ser los que eligieran nuevos dirigentes, para hacer realmente completa la renovación.

De otro modo, sólo saldrán del congreso refundacional decisiones y mecanismos que legalizarán estatutariamente y darán, si se puede, mayor solidez al sistema clientelar de cuotas por el que en la práctica se rige la vida del partido y que este será el esquema por el que se incline la mayoría de los delegados que ya participaron y votaron en el XI congreso y que tomarán las decisiones en el refundacional. En esas condiciones, no anticipo que pueda darse un cambio real, sino que será más de lo mismo.

* * *

Parece estarse configurando en el partido una contradicción que representa una seria confusión ideológica y que en un momento dado puede llevar a una parálisis política: en las cúpulas dirigentes se está moviendo la idea que el PRD forme alianzas con otros partidos para participar en elecciones locales para supuestamente terminar con cacicazgos o con el predominio de partidos determinados en gobiernos estatales, haciendo acuerdo para ir contra el PRI, aliándose al PAN, en Oaxaca, Puebla y Veracruz, y contra el PAN, aliándose al PRI, en Tlaxcala. De darse estos acuerdos, ¿cómo se compaginan las políticas locales en las que partidos confrontados PRD vs PRI o PRD vs PAN van juntos, con las políticas nacionales, en las que las confrontaciones con esos partidos subsisten en asuntos fundamentales (derechos de las mujeres, sociedades de convivencia, paquete fiscal, legislación sobre medios electrónicos de comunicación e información, etc.)? (¿o es que ya éstas desaparecieron?), y de ganar esas elecciones locales, los gobernadores que resultaran elegidos, en lo nacional ¿apoyarían las políticas del PRD o las de los otros partidos? ¿Qué gana el PRD en esas condiciones? Sólo crear confusión entre sus militantes y en la opinión pública y seguirse presentando como un partido sin definición ideológica, sin rumbo político y guiado por un creciente oportunismo.

* * *

[Nota del diario “La Jornada”, del 9 de noviembre del 2009, firmada por Andrés T. Morales y Luz María Rivera]:

Caracterizan anomalías la elección de dirigentes del PRD en Veracruz
Jalapa, Ver., 8 de noviembre. Riñas, robo de urnas, acarreo de militantes y hasta quema de votos caracterizaron la jornada electoral extraordinaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD) para elegir dirigencia estatal y en 169 municipios de Veracruz.
Por la noche, miembros de las seis planillas contendientes informaron que hubo irregularidades en 19 municipios, especialmente en Jalapa, Poza Rica, Ciudad Mendoza, Ixhuatlancillo, Acayucan y Agua Dulce.
Pese a que se reportaba una tendencia favorable al candidato de la corriente Izquierda Democrática, Juan Carlos Mexhua Campos, sobre los de Nueva Izquierda, Celso David Pulido Santiago y Yazmín Copete Zapot, la comisión electoral no dio cifras y anunció que el próximo miércoles se darán a conocer los resultados.
Reunidos a puerta cerrada en un hotel de esta ciudad, los candidatos a la presidencia estatal y los delegados del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) aclararon que habría cifras parciales durante la madrugada del lunes y definitivas el miércoles.
En Ciudad Mendoza, un grupo encabezado por Héctor Rodríguez, hermano de Sergio Rodríguez Cortés, ex alcalde y candidato del Foro Nuevo Sol, roció gasolina sobre las tres urnas instaladas en la plaza principal y les prendió fuego.
En Jalapa hubo un zafarrancho luego que tres adeptos del diputado local Manuel Bernal –entre ellos su hijo Manuel Bernal Jiménez– agredieron a votantes e intentaron obstruir las casillas 10 y 11, ubicadas en el parque Benito Juárez, lo cual hizo que pidieran auxilio a la policía intermunicipal, que detuvo a dos de los rijosos.
En Ixhuatlancillo y Córdoba, en la zona centro del estado, se reportó rubo de urnas, pero en el segundo municipio se recuperó la caja, abandonada en la calle.
En Poza Rica la policía intermunicipal detuvo a un militante que intentó robar una urna, y en Agua Dulce se suspendió la instalación de centros de votación por las amenazas del candidato Martín León Marín, cuyos contrincantes lo acusan de recibir apoyo del alcalde priísta Vicente Escalante Macario.
En el mismo municipio una turba persiguió y amenazó con secuestrar a José Alvarado Pérez, delegado del CEN, quien debió refugiarse en un hotel hasta que se calmaron los ánimos. En Acayucan las casillas no se instalaron porque la paquetería electoral llegó abierta.
En Cosoleacaque, Zaragoza, Mecayapan, Soteapan y Moloacan se reportaron incidentes menores.
En febrero el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación invalidó el proceso interno celebrado en marzo de 2008, y ordenó elecciones extraordinarias, donde unos 400 mil perredistas podrían votar.
* * *

Ahora, bien, no puede desconocerse que la contribución más importante para el cambio democrático y el respeto a los derechos de la gente en nuestro país, en los años transcurridos desde que se llamara a su formación y hasta hoy, la ha dado el PRD, y debe asimismo reconocerse que frente a indiscutibles avances, en sentido contrario y debido a causas diversas, como la hostilidad oficial, sobre todo en los primeros años de vida de la organización, y errores y distorsiones en su conducción y estructura, el PRD atraviesa en el momento presente por una muy seria crisis, marcado por profundas fracturas, el oportunismo, las prácticas clientelares y el sectarismo.

Hacia su interior, el partido tiene la tarea ineludible de barrer y deshacerse de los oportunismos, las actitudes sectarias, las prácticas clientelares, el burocratismo parásito y todo asomo de corrupción, que se han apoderado de algunas de sus estructuras importantes y de algunos de sus mecanismos de decisión. Esos problemas están identificados. De no enfrentarse esa situación con decisión, el partido seguirá en el proceso de achicamiento moral y ético, de su influencia política, su militancia e implantación territorial.

Por otro lado, el partido debe buscar su reposicionamiento planteándose como un partido de ideas y con ideas, donde las pugnas por cuotas y recursos, que en los últimos tiempos han dominado su vida interna, no vuelvan a verse más, como un partido de propuestas, que aliente la discusión constructiva, cuyos miembros trabajen para hacerlo crecer ganando la confianza de nuevos militantes y recuperando la de aquellos que al correr del tiempo, debido a confrontaciones entre corrientes y a exigencias de parcialidades sectarias, se distanciaron del PRD. De seguir los grupos aferrados a pequeñeces y mezquindades, de seguirse imponiendo el sectarismo y el oportunismo, el partido no recuperará credibilidad ante la ciudadanía ni ante sus propios miembros, seguirá fuera de la discusión ideológica y de la elaboración programática, reduciendo su militancia en lugar de acrecentarla, y cerrándose cada vez más las oportunidades de progreso partidario y de servicio a la nación.

Será mediante la promoción de una amplia toma de conciencia y de una vasta e intensa movilización plural, que por mucho trascienda al partido, con propuestas sólidas, buscando las coincidencias, respetando los principios de su legalidad interna, manteniendo congruencia, tejiendo con sensibilidad e inteligencia una extensa red de acuerdos y alianzas sociales y políticas, y devolviendo al partido su condición perdida de partido-movimiento, como éste podrá enfrentar con éxito los retos y cumplir satisfactoriamente los compromisos que tiene por delante.

 


-----------------------------------------------

(1)Alejandro Encinas Rodríguez: “Apuntes para el debate. Elecciones 2009. Saldos y perspectivas” en “Coyuntura” 151-152. Mayo-Agosto 2009. Instituto de Estudios de la Revolución Democrática.

(2)José de Jesús Zambrano Grijalva: “El PRD después de las elecciones. Notas para una reflexión” en “Coyuntura 151-152…

(3)María de los Dolores Padierna Luna: “Reencauzar y reconstruir el PRD” en “Coyuntura 151-152…