DS Busuit - Premium Business Template for Joomla!

Entrevista con Cuauhtémoc Cárdenas PDF Imprimir Correo electrónico
Sábado 24 de Junio de 2006 18:00

LILIA SAÚL

El coordinador de los festejos del Bicentenario de la Independencia afirma que impulsará cambios para enfrentar los problemas del país

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano asegura que no será un contrapeso en el próximo sexenio, pero impulsará los cambios que se requieren a través de una nueva Constitución si así se decide, así como el fortalecimiento de las instituciones.

Tras ser nombrado coordinador de los festejos del Bicentenario de la Independencia de México y del Centenario de la Revolución, Cárdenas Solórzano asegura que continuará en la actividad política de este país, a pesar de que algunos perredistas ya lo querían "jubilar".

El fundador del Partido de la Revolución Democrática asegura en entrevista con EL UNIVERSAL que la próxima elección -contrario a lo que algunos auguran- se desarrollará con tranquilidad, y la noche del 2 de julio, alguien festejará.

"Yo espero que gane la opción más progresista del país", respondió, al cuestionarle si desea ver ganar a Andrés Manuel López Obrador. Y aseveró además que lo apoyará con su voto.

Afirmó que nunca dejará el PRD, que nunca votaría por otro que no fuera su partido y que puede reunirse con cualquier actor político sin temor a que su ideología o sus principios se vean afectados.

A casi 20 años de las polémicas elecciones de 1988, en las que se cree que ganó la Presidencia, pero que le fue escamoteada por la maquinaria priísta, el líder moral del PRD considera hoy en día que hizo lo correcto al no empujar a la gente a la violencia para defender su triunfo, y que no le guarda rencor a nadie. "Quien piense que debí hacer lo contrario a lo que hice en el 88 es muy respetable. Me siento satisfecho con lo que he venido haciendo", respondió.

El perredista no descarta la posibilidad de acompañar al candidato de su partido al cierre de su campaña, aunque "todavía no sé lo que haré ese día", precisó.

Afirma que tiene diferencias con Andrés Manuel López Obrador, tal como se tienen dentro de una familia -en este caso, dentro del partido- pero de ningún modo significa que le negará su voto.

Y descartó incluirse dentro de cualquier gabinete, sea quien sea el ganador: López Obrador, Felipe Calderón o Roberto Madrazo: "Yo decidí desde hace mucho que no volveré a ser servidor público".

ELECCIONES TRANQUILAS

Preveo una elección tranquila que se dará en los cauces de la ley, y que la noche del 2 de julio veremos gente contenta.

Que gane quien represente la opción más progresista para el país. Yo creo que cualquiera que sea la decisión de la mayoría, vamos a tener una buena participación de la ciudadanía durante la elección.

Nunca podría votar por otro que no fuera de mi partido.

Todo el proceso electoral está dentro de los cauces legales. No se prevé ingobernabilidad.

Me parece que es normal como se han desarrollado las campañas. Quizá en algún momento, así se dio esta campaña (entre descalificaciones), pero así se fue desarrollando y no veo que haya algo malo en ello.

Yo lo he planteado desde hace mucho tiempo. Creo que debe replantearse... Lo que vemos son candidatos al Congreso que no deberían estar dentro del partido, pero no voy a decir nombres.

Aún no sé lo que haré las próximas 72 horas. Pero tal vez podría ir... no lo sé... no lo descarto pero tampoco lo confirmo.

Lo más importante es el voto. Lo apoyaré con mi voto y creo tenerle el mismo respeto que él ha expresado.

Siempre hemos tenido diferencias, es como hasta en la familia. Nada más que esto es el partido. Pero esto no quiere decir que no podamos estar en el mismo partido.

LOS FESTEJOS

Yo diría que más que conmemoración o festejos, no se trata de armar la grandes fiestas o la gran kermés en el zócalo, porque esto va mucho más allá de eso. Es ver cómo damos presencia en la actualidad a los valores que nos dieron la Independencia y la Revolución. Valores que dieron cohesión social a los mexicanos. Exaltar y fortalecer los valores. Y esto tiene que ver, primero, con analizar lo que fueron esos movimientos, cómo se proyectaron hacia el presente, cómo se proyectan hacia el futuro, y qué experiencias podemos extraer de ellos en la construcción del México que viene para adelante.

Habrá qué pensar en muchas instituciones, programas de visión, de modos, de revisión de obras básicas. Habrá que pensar en compromisos de carácter en torno a programas, reediciones de obra básicas, actividades, cómo superar los obstáculos que enfrentamos: la pobreza extrema, las nuevas enfermedades, metas muy importantes para estas conmemoraciones.

Yo hablaba que uno de los temas integrales para el trabajo es qué tipo de Constitución requiere el país para enfrentar con éxito los cambios. Para desarrollar esta idea y cualquier otra propuesta del programa tendrá que pasar por dos filtros: el primero será el de un Consejo Asesor, el cual se constituirá en un plazo no mayor a seis meses; y después pasar por el segundo filtro, la Comisión, donde estará la decisión definitiva y de la cual forman parte el Presidente de la República, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los titulares de la Cámara de Diputados y del Senado de la República, y el jefe de Gobierno de la ciudad de México. Ellos tendrán la palabra definitiva de si este programa conviene o no conviene, ellos tendrán que valorar.

Bueno, esa es mi propuesta, ellos tendrán que decidir si finalmente es bueno o no hacer una nueva Constitución.

Yo estaría abierto a una discusión al juicio de la comisión. Presentaré un programa de trabajo en torno a este tema.

En general, he tenido una buena acogida, me parece que ha sido lo más bueno, a pesar de que algunos otros dijeran lo contrario. Lo primero es cumplir con lo que establece el decreto, a partir de la publicación del decreto, con los asesores y presentarles el programa.

Esto tiene que darse en el transcurso de los próximos seis meses. Yo considero que podemos trabajar desde ahora, tener una propuesta hacia fin de año. Esto se le presentaría a la comisión donde están los tres representantes máximos de los poderes.

Buscaremos otro lugar, el que se nos designe a través del gobierno.

Se tendría que considerar que servirá para promover la participación de los mexicanos que están fuera del país y por otra parte, que también se conozca la celebración fuera de México, en otros países y buscar el impulso de estos festejos.

LA INVITACIÓN DE FOX

Sí, como no. Me buscó, me invitó a platicar con él, fui a Los Pinos. Me dijo que quería que le ayudara a organizar esta conmemoración. Me explicó de lo que trataba. Le pedí en ese momento, después de agradecerle que haya pensado en mí para esta tarea, que pudiera comentar este ofrecimiento con los candidatos presidenciales. Hablé con ellos, obtuve opiniones favorables y los cinco acordaron amplia colaboración conmigo, en caso de que alguno de ellos quede.

Con Roberto Madrazo hablé por teléfono, no pudimos vernos porque él andaba de gira y yo iba camino a Brasil. Con Andrés Manuel lo vi en mi domicilio, igual que con Felipe Calderón. Platicamos de cómo se veían los procesos electorales, de cómo se veían las cosas.

Bueno, yo observé que no, o al menos no me lo hicieron saber.

Quizá me sorprendió un poco al principio el hecho de que llamara. Pero ya después, al ver la tarea a cumplir y cómo me fue explicando las cosas, no. Habrá a quien le guste y a quien no.

Es darle demasiada importancia que no tiene el cargo.

Yo creo que tuvo varios nombres al frente y finalmente se decidió por el mío.

Me comentó que había que darle la importancia debida a estas conmemoraciones. Mostró interés en que en los sitios importantes relativos a la Revolución y a la Independencia, se pensara en un programa de obra pública. Que había la intención de que en el país hubiese no sólo una conmemoración que podría concretarse en una placa, sino que se pensaba en un trabajo en las poblaciones que de una u otra forma estarían involucradas. Como ejemplo está el lugar donde se dio el Grito de Dolores, en Guanajuato. Habría que ver qué sugieren las demás autoridades municipales. Francia celebró, por ejemplo, en 1989 con muy diversos actos su bicentenario de la Revolución. Cada mes se discutía un tema importante relacionado con ésta.

Mucho de lo que se exigía con estos movimientos se concretó. Somos un país independiente, no tenemos una dictadura, tenemos una mejor democracia electoral... En contraparte, tenemos pendiente mejorar las condiciones de vida, más oportunidades para los jóvenes...