Pronunciamientos

Homenaje a Amalia Solórzano de Cárdenas


06 de Marzo de 2008

Cuauhtémoc Cárdenas


Instituto Politécnico Nacional.
Día Internacional de la mujer.

[Instituto Politécnico Nacional: Dr. José Enrique Villa, Director General].

[Federación Nacional de Profesionales Politécnicas: C. P. Ma. Teresa González Torres, Presidenta].

Agradezco a la Federación Nacional de Profesionales Politécnicas, en nombre de mi madre, Amalia Solórzano de Cárdenas, este reconocimiento que hacen de su persona por una trayectoria de servicio a causas superiores de nuestra nación.

Su vida y la de la institución que ahora nos acoge se entrecruzan en un nombre, el de Lázaro Cárdenas. Fue la visión de él y su compromiso con el pueblo y con nuestra nación lo que dio surgimiento al Instituto Politécnico Nacional. Fue un amor bien correspondido, una mutua comprensión y una coincidencia plena en los propósitos de vida lo que la llevó a compartir con él sus ideales, sus angustias, sus logros, tropiezos y alegrías como esposa, compañera, amiga. Ambos, Lázaro Cárdenas y Amalia han estado presentes en muchos momentos trascendentes de la vida del Politécnico y de los politécnicos.

El reconocimiento que hoy se le hace se da en el marco de las celebraciones del Día internacional de la mujer, el día en que en los cinco continentes se hace recuento de avances y retrocesos en la igualdad alcanzada entre mujeres y varones en la apertura de oportunidades para superarse y mejorar, en los accesos al trabajo, a la educación, a la cultura, en el reconocimiento y efectividad en el ejercicio de derechos, en las libertades para decidir sobre el cuerpo propio, los hijos y la familia.

Desde años tempranos se vio a Amalia solidaria con el Frente único pro-derechos de la mujer en la lucha por el reconocimiento de la mujer como ciudadana con derechos cabales y por su elevación intelectual y moral. Se le vio también presente en la acogida al exilio republicano español, que ha dado valiosas contribuciones al Politécnico y cuyo primer contingente lo constituyeron los llamados Niños de Morelia y en el apoyo a la Expropiación Petrolera. En su larga trayectoria de lucha ha sido solidaria con otros exilios, con gente de diversas nacionalidades: los europeos perseguidos por el nazismo alemán y el fascismo italiano, los expulsados por los sangrientos golpes de Estado que ha vivido nuestro continente en las últimas siete décadas; ha sido activa para hacer avanzar la democracia en la vida pública de nuestro país y partícipe entregada y entusiasta en el esfuerzo por superar las desigualdades y carencias producto de la marginación.

La encontramos, más recientemente, formando parte de la Comisión de seguimiento y verificación de los Acuerdos de San Andrés, buscando con ello contribuir a una paz justa, digna e inquebrantable, objetivo que está aún por alcanzarse.

El Instituto Politécnico Nacional recién ha pasado las siete décadas de vida. Si vemos hacia atrás, veremos que nació en el medio y como parte de la lucha por la soberanía de la nación, pues Cárdenas entendió que esa lucha se fortalecía si se desarrollaban resistencias frente a riesgos y agresiones y potencial creativo para el desenvolvimiento de la nación, para lo cual se requería contar con gente consciente y solidaria por los conocimientos adquiridos, capaz de profundizar en la ciencia y de desarrollar las tecnología necesarias para aprovechar con patriotismo y racionalidad los recursos del país, y no hay que perder de vista que ese fue el papel que asignó y la encomienda que dio el Estado mexicano al Instituto Politécnico Nacional.

El Politécnico nace en los tiempos en los que se intensifica el reparto de la tierra para cumplir con un compromiso de justicia de la Revolución Mexicana, cuando se consolidan las organizaciones de obreros y campesinos, al ganar presencia la educación rural y las escuelas para hijos de trabajadores y para hijos del ejército, cuando México está librando una desigual lucha por la paz entre las naciones y el respeto a los principios del derecho internacional. Nace muy poco antes de que comience el conflicto petrolero que culminará con la Expropiación y acompaña con solidaridad plena la puesta en marcha y el desarrollo de la industria nacionalizada.

Septuagenaria como el Politécnico será en unos días la Expropiación. En la creación y desarrollo de uno y en la decisión que condujo a la otra, es descollante la presencia de Lázaro Cárdenas. Encuentro entonces oportuno, en este acto de reconocimiento a Amalia Solórzano, hacer coincidir ambos hechos.

Todos estamos enterados que entre los distintos componentes de la sociedad va ampliándose el consenso de que frente a las distorsiones que actualmente sufre la industria petrolera y los perjuicios que éstas ocasionan al desarrollo social y económico del país, se hace cada vez más necesaria la adopción de una nueva política petrolera, y aunque parece estarse dando un debate entre privatizadores y defensores del petróleo, lo cierto es que no están claras las posiciones que unos y otros representan, y que hasta hoy, ante la opinión pública, no se han expuesto propuestas y ni hecho las precisiones del caso, lo que hace que se corra el riesgo que ese debate, que resulta indispensable tenga lugar, se vicie, pierda objetividad o acabe finalmente frustrándose.

Encontrándonos entonces en el Politécnico, a partir de una invitación de las politécnicas con motivo del Día internacional de la mujer, contando con la presencia de las autoridades del Instituto, quisiera proponerles y en particular proponer al Director General del Politécnico, nuestro amigo el Dr. José Enrique Villa, que invitara a las otras dos grandes instituciones públicas de educación superior que tienen su sede en esta capital, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Autónoma Metropolitana, para que juntas lanzaran una convocatoria para celebrar un encuentro en el que con objetividad y a profundidad se discutiera el diseño de una nueva política petrolera, la que realmente sirva mejor al país en el presente y con proyecciones hacia el futuro, una convocatoria dirigida al gobierno federal, a los grupos parlamentarios del Congreso de la Unión, a las instituciones de educación superior de toda la República, a centros de investigación, a organizaciones de profesionales, buscando la indispensable presencia de los petroleros, a los partidos políticos.

Estas tres instituciones tienen la autoridad moral para lanzar esta convocatoria, para invitar al análisis y discusión de un tema crucial para la nación. La respuesta, el resultado de su llamado, sin duda, será proponer la política petrolera que requiere nuestro país y sería esa la mayor satisfacción que Amalia Solórzano se llevara del reconocimiento que hoy le hacen las profesionales politécnicas y el mejor homenaje que pudiera rendirse a Lázaro Cárdenas a setenta años de la Expropiación.


.


© ccardenass. Copyright 2020. Derechos reservados.
DiseñoWeb::AnaCarolia