Pronunciamientos

Entrevista del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas en la revista Energía hoy


29 de Febrero de 2008

Cuauhtémoc Cárdenas


La industria petrolera, que está en manos del Estado mexicano desde 1938, fue sin duda y por muchas décadas, un motor fundamental del crecimiento económico del país.

México no era un exportador de crudo, aun cuando con el desarrollo de la industria petroquímica empezó a exportar productos con alto valor agregado -factor que tuvo efectos muy importantes en el desarrollo de otras ramas industriales-, pues en sus inicios sólo se enfocó a abastecer la demanda interna.

Pero, en entrevista, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano afirma que abandonar su crecimiento e impulso fue uno de los grandes errores de los que hoy nos toca lamentarnos.

"A mediados de los setenta es cuando empieza realmente el cambio en la industria petrolera, ya no sólo se abastece la demanda de refinación y petroquímica, sino que México se convierte en un importante exportador de crudo.

"Pero es también en esta época cuando se suman otras políticas equivocadas: se deja de invertir, se hacen cambios fiscales que tienen sometida a la empresa, se vinculan los recursos del fisco a la exportación de crudo, no se invierte en refinerías ni tampoco en la industria petroquímica", explica.

-¿FUERON ERRORES O FALTÓ VISIÓN DE ESTADO? SE PREGUNTA A QUIEN DESDE 1995 PRESIDE LA FUNDACIÓN POR LA DEMOCRACIA.

-Es difícil decirlo, pero desde mi punto de vista fueron acciones premeditadas. No errores por equivocaciones nada más, sino decisiones equivocadas y tomadas conscientemente".

En su despacho, rodeado de documentos, fotografías, libros y objetos que recuerdan al general, es difícil no recordar aquel 18 de marzo de 1938 cuando, por la radio, Lázaro Cárdenas del Río anunció al pueblo de México la expropiación de la industria petrolera mexicana, en cumplimiento del punto 4 de la Constitución de 1917, y creando así las bases para el nacimiento de Petróleos Mexicanos (PEMEX), sin duda la paraestatal más importante e influyente del gobierno mexicano.

El ingeniero dice que apenas recuerda aquel 18 de marzo; le faltaban entonces escasos dos meses para cumplir cuatro años de edad. Pero su padre, el general y presidente -el más popular que ha tenido el país-, estaba cambiando el rumbo de la historia de México.

Era entonces un pequeño que vivía en Los Pinos -como bautizó a la casa presidencial su propia madre, doña Amalia Solórzano Bravo- y que apenas entendía la relevancia de las decisiones que ahí se tomaban, pero su vida quedaría marcada para siempre por aquellos acontecimientos y otro tanto, producto de la herencia ideológica de su padre.

Tiempo después, recuerda, ya de grande, escuchó muchas veces al general comentar que su principal motivación e interés al realizarla expropiación petrolera fue la nación: "Lo hizo por México, por su preocupación porque el país creciera y la riqueza de sus recursos llegara a todos los mexicanos".

Por eso, porque es un apasionado del tema, el tres veces candidato a la Presidencia de la República, ex gobernador de Michoacán, ex jefe de Gobierno del Distrito Federal y quien es para muchos un símbolo de la lucha por la democracia en México, habla franco y directo de los problemas que Petróleos Mexicanos acumula.

"No se ha invertido en exploración, se abandonaron los complejos petroquímicos del Istmo, Pajaritos, Morelos y otros más; no se modernizaron las refinerías; se congelaron recursos de PEMEX en la Secretaría de Hacienda, incluso aprobados para invertirse... por eso insisto: este escenario no fue provocado por errores coyunturales, sino que por decisiones premeditadas y absolutamente contrarias a los intereses del país".

Al finalizar 2007, comenta, la Secretaría de Hacienda mantenía congelados fondos de Petróleos Mexicanos -es decir, recursos ya aprobados por el Congreso para ser invertidos o gastados por la propia empresa que sumaban más de 322 mil millones de pesos, mismos que tendrían que haberse ejercido para hacer más rentable y eficiente la industria petrolera.

Con este argumento advierte que, de mantenerse esa política de congelamiento de recursos, al final de este año Hacienda habrá retenido a la paraestatal 129 mil millones más, llegando a un acumulado de 451 mil millones de pesos.

"¡Una barbaridad, un crimen económico, social y político!", dice el ingeniero civil por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Sin embargo, de una reforma integral, nada. Se han ido poquito a poquito, expone. Ya se dio un pequeño cambio fiscal en los últimos años y esto le da pequeños incrementos a los ingresos de PEMEX, pero la otra parte es que no se le retengan esos ingresos y se practique una doble intención; esto es, "que por un lado se los dan y por otro se los quiten".

Priorizar coincidencias.

Pero aun con todos los tropiezos y las críticas que se puedan hacer, el ingeniero asegura que "hay un balance positivo para el país, aunque claro, hay que corregir y es indispensable cambiar la orientación de ciertas cosas".

En este sentido, afirma, lograr una reforma energética es importante, pero aún hay muchas dudas provocadas por el discurso que se maneja.

"Se habla mucho de una reforma energética y se hacen declaraciones en contra de la privatización. Lo cierto es que nadie nos dice qué quiere decir una cosa y la otra. Nadie confirma cuáles son las propuestas que hace falta poner en práctica; tampoco se habla con claridad de qué es lo que debe y lo que no debe modificarse".

Pero lo más importante, dice, es que la discusión carece de las herramientas para poner en práctica una política integral, que permita, en primer lugar, recuperar para la industria petrolera su papel de motor del crecimiento económico.

"Tenemos una etapa larga de estancamiento económico en el país. La industria petrolera debe recuperar ese papel prioritario, y si la llevamos a su mayor desarrollo posible -a través de la industria petroquímica, por ejemplo-, se generarían empleos y México puede ser un exportador de productos de alto valor agregado".

Eso es indispensable, añade, pues "ha sido un error, hacer de Petróleos Mexicanos un monoproductor de crudos".

Y claro, explica, esto no puede hacerse de un día para otro, pero la tendencia debiera ser exportar productos petroquímicos, eventualmente vender al exterior productos refinados y dejar de exportar petróleo.

"Si el crudo se transformara en el país, tendríamos un boom industrial impresionante, la posibilidad de crear empleos, acelerar el crecimiento económico e impactar en una infinidad de ramas industriales y de servicios en muchas regiones de la república, entre otros beneficios".

-PARA LOGRAR TODO ESTO, ¿CONSIDERA QUE ES NECESARIO CAMBIAR EL MARCO JURÍDICO ACTUAL?

-No, no hay ninguna limitación de carácter legal (hacia PEMEX) para invertir en exploración, perforar, extraer petróleo o gas de nuevos campos; es indispensable, por ejemplo, que el gas que se está perdiendo actualmente, que equivale más o menos a lo que se importa, no se siga fugando de los campos, principalmente los del sureste; si se recuperara ese energético reduciríamos la necesidad de comprar gas para diferentes actividades.

Por otro lado el marco jurídico no inhibe otras prácticas, y la prueba es que hay petroquímicas que trabajan desde hace 60 años en Salamanca, Monterrey o Puebla, y empresas privadas de este ramo (petroquímica secundaria) que también lo han hecho por décadas; entonces, ¿por qué no seguir esas líneas de desarrollo?

-ENTONCES, ¿ESTAMOS PECANDO DE IGNORANCIA, DE TONTERÍA?

-Estamos haciendo una política que no está a favor de los intereses del país. No estamos aprovechando un recurso natural que es finito y simplemente se está yendo al aire, se está perdiendo, y tampoco estamos ampliando la capacidad de consumo de ese gas -tanto del que se pierde como del que se importa-, para provocar la expansión de nuestra planta industrial, por ejemplo.

-OTRO ASUNTO EN EL QUE SE INSISTE, SOBRE TODO POR PARTE DEL GOBIERNO, ES QUE PEMEX NO TIENE RECURSOS PARA CRECER.

-Difiero totalmente de ese punto de vista. La Secretaría de Hacienda permanentemente le ha congelado recursos. Por ejemplo, si los créditos que se han recibido por el esquema de Pidiregas se reconocieran como deuda del país, y no necesariamente como pasivos de la petrolera, la empresa tendría dinero suficiente. Además, los Pidiregas son en realidad un esquema tramposo de créditos caros; hay una doble contabilidad, porque ésta es una deuda distinta a la que se reconoce como los pasivos pública o la deuda extranjera.

Si dicen que hacen falta refinerías, que hace falta una de 350 mil barriles diarios, entiendo que eso puede costar entre 3 mil o 5 mil millones de dólares, lo que no es poco, desde luego. Pero la empresa tiene la capacidad de hacerla; esto toma entre tres y cuatro años, entonces que no me digan que PEMEX no puede invertir mil 500 millones de dólares anuales en ampliar su capacidad de refinación y, por otro lado, utilizarla cantidad que haga falta para modernizar las instalaciones existentes.

-INCLUSO SE DISCUTE MUCHO SOBRE LA CONVENIENCIA DE UTILIZAR LOS PROPIOS EXCEDENTES PETROLEROS.

-Así es. En este caso, lo previsto en términos de excedentes petroleros ha sido superado ampliamente desde hace varios años, porque los precios del mercado internacional andan muy arriba, y se tienen excedentes de 15 a 20 dólares por barril arriba de lo presupuestado en los últimos años por el gobierno federal. Pero, de nuevo, ha faltado voluntad y una visión a futuro que proponga y arranque, como todos esperamos, una política energética integral.

PEMEX, fuera del presupuesto

A juicio de Cárdenas, el paso más importante es otorgarle a PEMEX autonomía de gestión y sacarla del presupuesto federal. Para ello recomienda crear un Consejo de Administración, un Órgano de Gobierno con facultades necesarias y suficientes para manejar correctamente la industria, y de esta forma lograr el objetivo primordial: que se le trate como algo hecho y derecho, en lo que hace al pago de impuestos y utilidades.

"Si le quitamos a PEMEX la deuda de Pidiregas y ésta se le suma al Estado, se estará liberando una enorme cantidad de recursos y de activos y, en todo caso, se podrán comprometer de otro modo. A mí que no me digan que no se puede responder por créditos, pues muchas de las instalaciones de PEMEX se han construido con créditos internos y del exterior".

Otra de las reformas importantes que tienen que hacerse, según el ingeniero, es la de la Ley de Obra Pública y Adquisiones por parte del Estado.

"No podemos tener condiciones -y no hablo solamente de Petróleos Mexicanos- que vayan en contra de la empresa y de los inversionistas mexicanos, pues actualmente se exigen requerimientos que, en ciertas licitaciones, obligan al empresario nacional a quedar fuera de la posibilidad de participar con éxito. En este punto, no hay que olvidar que el petróleo no está considerado en los acuerdos internacionales, no está en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y, en ese sentido, México tiene toda la libertad para regular el aprovechamiento, explotación y desarrollo de la industria petrolera de acuerdo al interés propio.

"Que se invierta en exploración, nuevos campos, modernización de instalaciones, en la red de duelos, en refinerías, estos son los cambios prácticos que pueden darse".

-PERO ENTONCES, ¿QUÉ ÁREAS SON LAS QUE REALMENTE SE PUEDEN ABRIR AL CAPITAL PRIVADO?

-La inversión privada tiene un amplísimo campo en la petroquímica y, por cierto, es donde más falta le hace al país, porque podríamos crear nuevas plantas, puede haber más generación de empleo y mayor impacto en los desarrollos regionales. Ahí también, PEMEX tiene que entrar en algunos casos, pues se tiene que recuperar la producción de petroquímicos básicos, que está de caída.

Por otro lado, no debe perderse de vista que, sin duda, hay intereses que se quieren quedar con la cereza del pastel, que son las reservas. A ese respecto diría que el manejo de las reservas, su exploración, conocimiento y explotación primaria debe estar exclusivamente en manos del Estado. No tengo duda respecto a qué conviene al país en ese caso. Si se trata de vender el escritorio del director, que lo vendan; pero si se trata de enajenar las reservas, a eso sí nos vamos a oponer.

Aprovechar coincidencias

Para hacer más fácil la reforma energética, dice el también fundador del Partido de la Revolución Democrática, hay que empezar por las coincidencias, porque todo esto tiene tintes políticos: "se actúa a favor del país o no se actúa, ahí no hay vuelta de hoja". Y explica que hay consensos amplios en el tema de la autonomía de gestión: "entonces, se puede empezar por ahí es decir, busquemos dónde están los puntos de acuerdo. No creo que haya alguien que diga que no hace falta más inversión para ampliarlas reservas probadas, que esté en contra de modernizar instalaciones, por ahí se puede empezar, y donde haya cuestiones polémicas, que se abra la discusión".

En este sentido, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano pregunta: ¿qué está haciendo el gobierno respecto a temas como el de los yacimientos transfronterizos? Y es que no hay que dejar de lado que en 2010 se abre la posibilidad de explotación de esos mantos.

Por eso insiste: "¿Qué pasos estamos dando para explorarlos, para cuantificarlos, para convenir cuál es la forma más adecuada de explotación?". Existen antecedentes, cita, como los arreglos que tienen varios países para explotar los yacimientos del Mar del Norte, y aunque no recomienda que se copien mecánicamente, sí considera conveniente tenerlos como referencia de cómo se maneja un yacimiento transfronterizo.

-POR OTRO LADO, ¿CÓMO PARTICIPAR DE UNA REFORMA CUANDO ENTRE EL CIUDADANO COMÚN EXISTE LA PERCEPCIÓN DE QUE PEMEX HACE TIEMPO DEJÓ DE SER DE TODOS LOS MEXICANOS Y AHORA ESTÁ EN MANOS DE UNOS CUANTOS?

-Es una percepción equivocada. Con esto no quiero decir que no existan aspectos que corregir, pues todavía hay un enorme trabajo para darle eficiencia a los procesos. Seguramente hay manejos indebidos de la empresa -externa e internamente-, pero se deben buscarlas formas de transparentarla y sancionar a quienes estén procediendo mal. Si hay cosas que no funcionan se tienen que corregir.

Lo que no es válido es que desde hace seis sexenios las cosas se han hecho muy mal y hoy permanezcan igual: con ineficiencias y desperdicios, y responsabilizando al pasado.

TAMBIÉN ESTÁ LA IMAGEN DE UN SINDICATO CORRUPTO, QUE HA HECHO MAL USO DE RECURSOS.

-Como dije, si hay cosas indebidas hay que corregirlas; si hay gastos que no se tienen que hacer, deben frenarse. La nómina de PEMEX debe representar 3% de las erogaciones de la empresa, tampoco es 90%; no quiero decir que no sea importante pues un centavo no debe manejarse mal, un centavo no debe ir a la corrupción, pero para eso están las autoridades.

El Estado y el propio sindicato tienen la obligación de denunciar y, en su caso, sancionar si hay exceso de personal o prácticas de corrupción. Deben buscarse mecanismos legales para reducirlos o ubicar a la gente en otras actividades. Esta es una industria en expansión y la gente que ahí labora debe ser calificada, reacomodada o incluso debe liquidarse si es ineficiente, y todo esto es parte de una política de saneamiento de la institución. Pero creo que el problema es la actitud de la autoridad del Estado, si hay cosas malas tiene la obligación de corregirlas y más tratándose de un organismo del gobierno. Tiene, pues, que iniciar por poner orden en su propia casa.


.


© ccardenass. Copyright 2020. Derechos reservados.
DiseñoWeb::AnaCarolia